jueves, 9 de julio de 2015

ESTE BLOG NO HA MUERTO... ANDABA DESCUIDADO.

No, este blog no ha muerto. Y no hay excusas para su descuido, más bien razones de peso, pero sea como sea, doy gracias a Dios por todo el trabajo pastoral que desde que llegué de Roma he tenido en mi querida Diócesis. 
Mi ministerio sacerdotal ha dado un giro y ha sido requerido para varias tareas, ya no soy sólo vicario parroquial como antes de irme a la ciudad eterna, ahora doy clases, soy capellán en una Basílica y encargado del periódico diocesano. 
Son tareas que me gusta realizar pero que me agarraron desprevenido porque he tenido que aprender a conjugarlas y como soy un poco lento para todo pues ya se imaginarán.  No son excusas, pero son las razones por las que he descuidado casi un año este espacio. ¡Casi un año! Los tres lectores que tenía antes de descuidarlo creo que se desilusionaron y orientaron su atención hacia otros lugares... y con razón.
Pero que no decaiga el ánimo aquí estamos y aquí seguiremos nadie me quitará la intención de seguir con este blogsillo.