lunes, 10 de febrero de 2014

¿PENSAMIENTOS HISTÓRICOS, HISTORICISTAS O HISTORIOGRÁFICOS?

La lluvia sigue en Roma. Con tanta agua no dudo que la primavera ya próxima estará llena de esplendor por estas tierras. 

Durante estos días y a causa de algunos documentales históricos de México, he estado pensando mucho en el vínculo que debe existir entre historia e identidad. Ciertamente ignorar la propia historia nos hace olvidar las raíces y suplantar la nuestra visión hacia atrás con visiones hacia el futuro sin mucho fundamento. 



Sólo quien tiene bien seguro su caminar y ha sido consciente de él con aciertos y desaciertos, podrá decir verdaderamente de sí. Y si esto no ocurre si somos descuidados en el contemplar nuestra historia con realismo y serenidad, no entenderemos el porque estamos viviendo de tal o cual manera en el presente, otro podría facilmente venir y contar con más fundamente y sin nosotros, nuestra propia historia. 

El tiempo sigue su curso y es urgente aprovecharlo, darle sentido, impregnarlo de cosas positivas y significativas. Aceptar -no sin esfuerzo- nuestras limitaciones nos puede ayudar a ser más humildes, más cercanos a lo que realmente somos. Esto claro sin renunciar a ser mejores, a avanzar en el camino, buscando alcanzar nuestros sueños y anhelos. 

La historia, esa interminable línea de sucesión de hechos que no se detendrá hasta que la voluntad de quien la hace se detenga y la voluntad de quien la permite, la abra a un nuevo orden más perfecto y pleno. Mientras tanto improbables lectores, nos toca hacer historia, ser protagonistas y seguir adelante.