domingo, 2 de febrero de 2014

OBSERVANCIA Y PROFECÍA

Y la lluvia sigue en Roma. Al ver tanta agua caer del cielo, te puedes explicar la existencia de tantas fuentes en la ciudad. Unas decorativas otras de agua potable en plena calle, que todos los días destilan agua sin parar. El agua siempre es bendición, y más cuando escasea. Cuando poseemos en abundancia, la saciedad puede llegar a crearnos la ilusión de que siempre dispondremos de aquello que tenemos, y puede aparecer el despilfarro, la fanfanorrería y la insensibilidad. Pero cuando hay escasez, la perspectiva cambia, nos volvemos más cuidadosos de aquello que tenemos, el ingenio se pone a prueba y la vida toma el rumbo de la prevención. 

El Papa ha celebrado hoy la fiesta de la presentación del Señor, con una misa en la Basílica de San Pedro. En el marco de esta celebración la Iglesia celebra también la jornada de la vida consagrada. En su homilía de hoy el Papa, ha hablado del encuentro. El encuentro entre la familia nazarena y los ancianos Simeón y Ana. Es un encuentro dijo el Papa: "Entre jóvenes llenos de alegría en el observar la ley del Señor (José y María) y los ancianos llenos de alegría (Simeón y Ana) por la acción del Espíritu Santo, es un singular encuentro entre observancia y profecía, donde el centro es Cristo, los jóvenes son los observantes y los ancianos son los profetas".


Y con respecto a la vida consagrada (religiosos, religiosas, monjes, monjas, laicos consagrados, etc.) dijo el Papa: "También en la vida consagrada se ve el encuentro entre jóvenes y ancianos, entre observancia y profecía, el Espíritu Santo es el que anima a ambos, y la señal de esto es la alegría de observar una regla de vida y la alegría de dejarse guiar por el Espíritu".  En su homilía el Papa invitó a todos los consagrados a mantenerse abiertos a la acción del Espíritu.


Yo, personalmente como todo sacerdote normal, tengo muchos amigos consagrados. Algunos incluso estudiaron conmigo en el seminario diocesano y luego de un discernimiento personal, optaron por la vida consagrada. Desde este modesto blogsillo les mando una felicitación y la ofrenda de mi oración. 

Y pasando a los comerciales, recuerden que es domingo y que es día de ir a misa, esa cita semanal en la que tenemos la oportunidad de escuchar a Dios en su palabra y en la Eucaristía, y para que vayan preparados y bien dispuestos les dejo como todos los domingos la liga a la reflexión del evangelio de la misa de este domingo que he preparado, ya grabada en audio con mi no muy agraciada, pero muy bien intencionada voz. Pueden escucharla aquí: