miércoles, 22 de enero de 2014

UN INNECESARIO PROTAGONISMO CLERICAL

La situación social y de seguridad en México es alarmante, eso no es un secreto para nadie. La confusión mediática debida a una desinformación generalizada es también alarmante. La pasividad, corrupción e ineficacia del aparato estatal es todavía más alarmante. El que un sacerdote católico "robe cámara" en una actitud que deja ver un evidente "afán de reflector", y después  se quiera convertir en el líder de un sector de la sociedad es muy alarmante, y no sólo para la sociedad sino para la Iglesia misma. 

No quiero darle mas promoción al sacerdote del que hablo, porque simplemente ya tiene mucha. Y es que a la distancia, estando en un país lejano, la perspectiva cambia cuando te das cuenta que en la actuación de un "caudillo" de esa naturaleza las cosas no cuadran. 

¿Chaleco antibalas? ¿Envalentonadas declaraciones ante los medios? ¿Convocación de mítines? ¿Atentados de los que no hay testigos? ¿Preferir a los perros antes que a las personas (aunque estas sean malas)? 

Pregunto yo... ¿Dónde está la fe? ¿Hay algún historial de un arduo y comprometido trabajo social a la manera de la Iglesia en la trayectoria pastoral de este sacerdote? ¿Buscar construir la paz a partir de la violencia? ¿Se representa a sí mismo o pretende representar a toda la Iglesia? ¿Afán de protagonismo o verdadero profetismo? ¿Está realmente ayudando a la denuncia formal que el obispo de Apatzingán lleva a cabo o solo la entorpece? y otra pregunta que tal vez más de alguno la ha pensado.... ¿No estará siendo instrumentalizado este sacerdote como una cortina de humo para cubrir situaciones aún más importantes que están sucediendo actualmente en el estado mexicano de Michoacán?