martes, 21 de enero de 2014

«OIKOUMENE»


Estamos en plena semana de oración por la unidad de los cristianos. Es una semana especialmente dedicada a celebrar la labor ecuménica. Y digo celebrar porque el ecumenismo no es algo que se construya en una semana al año, no, el ecumenismo se va construyendo en un proceso, por lo tanto esta semana no es para "hacer ecumenismo", o para "recordar" que los que creemos en Cristo debemos superar nuestras diferencias. 

El ecumenismo como todo aquello que busca crear unidad y concordia, es un proceso a veces largo pero bastante interesante y fructífero. El ecumenismo es posible gracias a la existencia de un verdadero cristianismo. Un cristianismo que no dude en ir en pos del otro, un cristianismo que construido sobre sólidas bases de fe y experiencia de Dios, pueda estar abierto a un diálogo respetuoso y constructivo. 

El ecumenismo tiene como un supuesto fundamental la caridad. En el lenguaje de la caridad, la unidad entre los cristianos es posible y de hecho de ha dado, son muchísimas las experiencias que dan cuenta de eso. Y me atrevo a decir que solo alcanzan a hablar este lenguaje de la caridad aquellos que con un corazón dispuesto y una recta intención buscan ser auténticos en su fe y firmes en sus convicciones, en resumen aquellos que buscan cotidianamente ser fieles a Cristo y cercanos en a sus hermanos. 

La prueba más clara de que nuestro seguimiento del Señor es auténtico, es la capacidad que poseemos para dialogar, convivir y compartir nuestra fe con aquellos que también creen en Cristo aunque de una manera diferente. 



De los textos propuestos como una intervención directa del Papa en esta semana de oración me gustó en particular este: 

"Tenemos que recordar siempre que somos peregrinos, y peregrinamos juntos. Para eso hay que confiar el corazón al compañero de camino sin recelos, sin desconfianzas, y mirar ante todo lo que buscamos: la paz en el rostro del único Dios. Confiarse al otro es algo artesanal, la paz es artesanal. Jesús nos dijo: «¡Felices los que trabajan por la paz!» (Mt 5,9). En este empeño, también entre nosotros, se cumple la antigua profecía: «De sus espadas forjarán arados» (Is 2,4)". (S.S. Francisco EVANGELII GAUDIUM 244) 

El camino en la unidad, es decir el ecumenismo es una labor artesanal, hecha a mano y poniendo en ella todo el empeño, para convertirnos en maestros eficaces y sólidos puentes de diálogo en el amor verdaderamente cristiano. 


El texto de la Semana de oración por la unidad de los cristianos 2014 está disponible en la página web de la Santa Sede [www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/index_sp.htm] y del Consejo Mundial de Iglesias [www.oikoumene.org/en/resources.html