martes, 28 de enero de 2014

EL AQUINATE Y OTRA PORTADA PARA EL PAPA

Según fuentes confiables, le han dedicado otra portada de revista al Santo Padre, el Papa Francisco. No mencionaré el nombre de la revista ni pondré una foto de la dichosa portada porque no quiero darle publicidad gratis (eso claro suponiendo que este blogsillo sea leído por muchas personas), sólo diré que es una revista dedicada a la Música de Rock. 

Personalmente no me gusta que la gente se entusiasme porque el Papa salga en todas las portadas de revista. Y no me gusta porque muchas de las publicaciones que lo ponen en sus portadas ni son católicas y en ocasiones hasta tienen una línea muy contraria a la Iglesia y a su misión. Darle importancia a ese tipo de situaciones me parece caer en un juego de instrumentalización de la imagen del Santo Padre y de toda la Iglesia en general. Simplemente no me gusta, y puede haber personas que difieran de mi opinión y tienen todo el derecho a hacerlo, este es un mundo libre. 

Pasando a cosas más amables e importantes hoy celebramos en toda la Iglesia a Santo Tomás de Aquino, por sobre nombre el Aquinate, creo que porque es el gentilicio de la región a la que pertenece el castillo de Rocaseca, donde nació este santo doctor de la Iglesia.

Su herencia filosófica y teológica es inmensa, tanto que su enseñanza rebasa los límites de varios siglos en la historia de la Iglesia. En el verano de 2010 el Santo Padre el Papa emérito Benedicto XVI le dedicó tres catequesis en audiencias de los miércoles. En la audiencia del 16 de junio, habló de su tarea  docente en la Iglesia: 




"Santo Tomás nos propone una visión de la razón humana amplia y confiada: amplia porque no se limita a los espacios de la llamada razón empírico-científica, sino que está abierta a todo el ser y por tanto también a las cuestiones fundamentales e irrenunciables del vivir humano; y confiada porque la razón humana, sobre todo si acoge las inspiraciones de la fe cristiana, promueve una civilización que reconoce la dignidad de la persona, la intangibilidad de sus derechos y la obligatoriedad de sus deberes. 

La profundidad del pensamiento de santo Tomás de Aquino brotaba —no lo olvidemos nunca— de su fe viva y de su piedad fervorosa, que expresaba en oraciones inspiradas, como esta en la que pide a Dios: «Concédeme, te ruego, una voluntad que te busque, una sabiduría que te encuentre, una vida que te agrade, una perseverancia que te espere con confianza y una confianza que al final llegue a poseerte»".

Aquí les dejo el link del texto íntegro de esta audiencia: