viernes, 10 de enero de 2014

A PROPÓSITO DE LOS PROPÓSITOS

Cierto, he descuidado mucho este blog. Y ciertamente no hay razón para ello. A quien todavía se da de vez en cuando un paseo por él le pido una sincera disculpa en nombre de todos los sacerdotes blogueros del mundo. 
Bueno después de este "Mea culpa" retomo la elaboración de las entradas al blog, aclarando que el objetivo de este espacio no es el de lanzar a su autor a las cimas de la fama literaria o de investigación con sus aportes. Me gustaría más bien seguir la línea que he seguido desde que inició este espacio, y que es aquella de un sitio propicio para compartirles cosas interesantes, casi casi, como si estuvieramos platicando cómodamente después de comer. 
Sigo en Roma, y mi estancia está ya viendo su último semestre. Quedan pocos meses, que tengo que aprovechar para terminar todo aquello que el estudio de la Teología Dogmática me exige.
Lo hago no convencido de mis capacidades intelectuales sino en la misericordia divina que siempre me ha sostenido en todos los lugares a donde ha dispuesto que esté. Hay muchas cosas que contar, pero tengan paciencia, el año va comenzando y creo que tendré oportunidad de compartirles todo eso y aún más.Sólo les pido paciencia para este servidor. 
Aprovecho para darles una felicitación de año nuevo (un poco retrasada de hecho) a todos los que lean este post. Que este año nuevo nos traiga a todos bendiciones nuevas y oportunidades mayores para profundizar nuestra conversión y amor a Dios. Así sea. 

N. B. Aclaro que no es un propósito de año nuevo el retomar el blog, sino un interés renovado en compartir aquello que vivo. :)