sábado, 31 de agosto de 2013

EN EL MEJOR LUGAR PARA ANIDAR


Esta imagen me sorprende. Es estupenda. No me cabe la menor duda de que esta mamá pájaro escogió el mejor lugar para hacer su nido. ¿Irreverencia ante la sagrada imagen de la Virgen María?, no lo creo. Fíjense en el nido, es un nido muy bien hecho, tal vez hasta antiguo, algunas generaciones de pájaros debieron ver su nacimiento allí, tal vez incluso la mamá pájaro que ve al fotógrafo se crió ahí. Esta imagen de la Virgen debe pertenecer al patio de algun convento, seminario, colegio o institución católica, se ve que han tenido paciencia con mamá pájaro y sus polluelos. 
Esta familia de pajaros ignoran totalmente el significado del lugar donde están asentados. Pero es gracias al significado del lugar donde estan asentados que pueden seguir viviendo ahí. Con nosotros pasa diferente, nosotros si sabemos el significado de María Santísima para nuestra fe. Esta imagen me hace pensar que no hay mejor lugar para anidar y hacer nuestra morada espiritual que en la sólida base de la devoción a María Santísima. 
Ojalá todos encontráramos nuestro sitio en el corazón de María, porque estoy seguro que todos tenemos un lugar especial destinado solo para nosotros en el corazón inmaculado de la Virgen, sin embargo no todos buscamos habitarlo, algunos lo hemos abandonado o tal vez ni siquiera sabíamos que lo poseíamos. Ahí resguardados de todo peligro, podríamos crecer espiritualmente sin ningún temor, porque hallaríamos una fuente inagotable de amor y de intercesión en el ejemplo de María. 
Ella nos acompañaría a cada momento, nos auxiliaría con su intercesión, nos protegería entre sus brazos y nos hablaría al corazón. Ella siempre es camino seguro para encontrarnos con Jesús, su Hijo. Es un camino llano y lleno de seguridad para acceder a Dios. Despúes de Dios no existe ser más excelso que la Virgen María, ni siquiera los ángeles son tan perfectos. 
¡Cuánto miedo se nos quitaría si nos refugiáramos en la Virgen María! ¡Cuánto podríamos avanzar en nuestra conversión si nos aferraramos a su maternal protección! Si quieres ser un discípulo fiel de Cristo, tienes que voltear y ver el ejemplo de María, el ejemplo de su humildad, obediencia, fe, caridad, amor y fidelidad. No dudes en invocarla, no dudes en acercarte a ella para conocerla mejor, no dudes que ella tomará en sus benignas manos de madre tus plegarias, las embellecerá con sus virtudes y gracias y las presentará suplicante ante Dios.