martes, 18 de diciembre de 2012

O ADONAI - OH SEÑOR PODEROSO


ANTIFONA II 
18 de diciembre



ADONAI, dux domus Israel,
qui Moysi in igne flammae rubi apparuisti, et in Sina legem dedisti:
veni ad redimendum nos in brachio extenso.

Oh Señor (Éxodo 6, 2 Vulgata), guía de la casa de Israel,
que apareciste ante Moisés en la zarza ardiente (Éxodo 3, 2) y en el Monte Sinaí le diste la Ley (Éxodo 20):
ven a liberarnos con brazo poderoso (Éxodo 15, 12-13).

Cristo se ha presentado como el Adonai, el Señor. El título de Adonai solo se le puede atribuir a Dios como Dios. Jesús es Señor, no por merecimiento sino por esencia. Al ser "impronta de la esencia del Padre" Jesús tambien es Señor igual que su Padre. Jesús como Mesías también es Señor: 
"Mientras los fariseos estaban reunidos, Jesús les hizo esta pregunta: «¿Qué piensan acerca del Mesías? ¿De quién es hijo?». Ellos le respondieron: «De David». Jesús les dijo: «¿Por qué entonces, David, movido por el Espíritu, lo llama “Señor”, cuando dice:
Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi derecha,
hasta que ponga a tus enemigos
debajo de tus pies?Si David lo llama “Señor”, ¿cómo puede ser hijo suyo?».Ninguno fue capaz de responderle una sola palabra, y desde aquel día nadie se atrevió a hacerle más preguntas."

Mt 22, 41-46
Jesús como Adonai, es decir Señor, puede dictar leyes, sin embargo no lo hace derogando la ley antigua sino dándole plenitud.