lunes, 3 de diciembre de 2012

CATOLICIDAD EN LA UNIVERSIDAD

 Hace ya casi nueve semanas que he iniciado las clases en la Universidad Gregoriana y el proceso de adaptación todavía no termina. Todavía alguna que otra expresión en italiano se me escapa, y a veces la fluidez en el hablar de los maestros italianos, se convierte en todo un reto para los que no tenemos esta lengua como nuestra lengua madre. Mi Universidad me gusta, es una verdadera universidad, porque en ella se encuentran estudiantes venidos de muy diversos puntos del planeta. Los pasillos en los momentos de pausa entre las clases se llenan de jovenes sacerdotes, seminaristas, religiosas, religiosos y laicos que platican entre si en los más diversos idiomas.


Es sorprendente porque creo que en pocos lugares hay tantas personas reunidas de diferentes paises conviviendo tanto tiempo en un ámbito de estudio. Hay personas venidas de Italia, España, Francia, Alemania, Inglaterra, Polonia, Noruega, Grecia, Estados Unidos, México, Colombia, Argentina, Corea, Japón, India, Singapur, Congo, Marruecos, Mozambique, Portugal, Brasil, Nicaragua, Moldavia, etc. La lengua oficial de la Universidad y la que todos debemos de aprender es el italiano.

Y es la lengua común para comunicarse.  Es muy interesante darse cuenta que muchos de los que estamos estudiando en la Universidad aquí en Roma, al cabo de un tiempo, regresaremos a nuestros lugares de origen y compartiremos todo lo que pudimos aprender en este lugar. La experiencia en Roma es toda una escuela de catolicidad de la Iglesia, porque en esta experiencia se puede descubrir que el designio divino de salvación que ella posee y está llamada a compartir esta abierto a todos los hombres y mujeres de todos los lugares de la tierra.