miércoles, 5 de septiembre de 2012

SALVE ROMA!


Casi a medianoche en el autobus del aeropuerto al Colegio Mexicano.

En una húmeda y calurosa noche de agosto, el día 24 para ser exactos, llegué a la Ciudad Eterna. Un viaje largo y cansado me ha traído a estas tierras tan antiguas. El miércoles 22 de agosto por la noche despegó el avión que me llevaría junto con mis demás hermanos sacerdotes de la Ciudad de México al aeropuerto de Frankfurt en Alemania, de ahí partiríamos para Roma.
Una calurosa bienvenida nos esperaba.

Nunca había hecho un viaje tan largo. Ha sido desconcertante, y más porque mi personalidad no es la de un viajero, no soy aventurero, soy más bien sedentario. Estoy prácticamente al otro lado del mundo. ¡Dios mío! En que lugares me traes… Estoy aquí por una disposición del cielo de eso estoy seguro. 
En estos primeros días de estancia, he podido visitar la Basílica de San Pedro. Celebramos misa ante el sepulcro del apóstol San Pedro en las grutas vaticanas. Ha sido una experiencia inolvidable. 

Celebrando misa en las grutas vaticanas, al fondo el sepulcro del Apóstol San Pedro.

Ciertamente pronunciar el Credo en el corazón del cristianismo, es algo que realmente llena el corazón y fortalece la fe. Nuestra fe católica es tan inconmovible como cualquier piedra puesta en ese enorme templo. Es una construcción inabarcable. Como en nuestra milenaria fe, todo en esa Basílica tiene un significado y un porqué. Es un inmenso mosaico de historia, arte y devoción. 
La imponente fachada de la Basílica de San Pedro.

Y hoy a casi dos semanas de haber llegado estoy apenas empezando a comprender esta nueva experiencia que marcará de una manera extraordinaria mi vida y ministerio. A veces el pensamiento regresa a México y me hace pensar en cosas que he dejado, es una tentación fuerte que me quiere arrebatar el gozo de hacer la voluntad de Dios y no la mía. Reflexionando en eso me he dado cuenta que la única y más grande dificultad que enfrento en este momento es mi propio egoísmo, un antiguo y conocido adversario que desde los tiempos del seminario me he empeñado en vencer, ahora se hace presente nuevamente y quiere confundir, entristecer y arrebatar la alegría y la paz. Pero no hay de que preocuparse no lo logrará.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Buccal sucking may be the first learning experience for the baby and this can be observed when the baby alters the feeding pattern in reaction towards the flow of milk,
i. Infant spoon feeding takes a lot of patience on the parent's part and a few creativity too.

Feel free to surf to my blog best baby swings ()