sábado, 17 de diciembre de 2011

O SAPIENTIA...





Latín:

O Sapientia, quae ex ore Altissimi prodiisti,
attingens a fine usque ad finem,
fortiter suaviterque disponens omnia:
veni ad docendum nos viam prudentiae.
Castellano:
Oh, Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo,
abarcando del uno al otro confín,
y ordenándolo todo con firmeza y suavidad:
ven y muéstranos el camino de la salvación.

Sabiduría que brota de Dios, Verbo eterno que lo sabe todo, lo entiende todo, lo posee todo. El Cristo (Mesías)  es Él mismo la Verdad eterna que guía por el camino correcto a todo el que se muestra dócil ante Él. Toda palabra que sale de la boca de Jesús es sabia y ayuda para adelantar en el camino de nuestra conversión, nos garantiza un correcto obrar, sentir, pensar, desear. Jesús-Sabiduría es remedio para la insensatez del que está perdido, es sendero de santidad y justicia, es prudencia para el que no se sabe conducir. Hoy estamos muy tentados a escuchar voces falaces que pretenden de una manera cínica guiarnos hacia verdades a medias, a prejuicios infundados, necedades basadas en la propia complacencia. Es necesario que prestemos oído al Mesías que viene con una palabra definitiva, fiel y veraz. Ante la Verdad de Cristo toda incertidumbre se disipa y el miedo generado por ella se reduce hasta abandonarnos.