martes, 6 de septiembre de 2011

FIAT VOLUNTAS TUA

"Hágase Tu voluntad, en la tierra como en el cielo" es una petición que hacemos cada vez que rezamos la oración del Padrenuestro. Esa sencilla fórmula de oración fue compuesta por el mismísimo Señor Jesús, y no es raro que haya incluido en la oración de los hijos de Dios, el que se cumpla la voluntad del Padre. Ese fue su programa de vida, cumplir la voluntad de Dios en su vida y ministerio aquí en la tierra. Su mismo sacrificio la mas grande prueba de que la voluntad del Señor Jesús llegó a ser exactamente la misma de Dios nuestro Padre.

No esta de más decir que la abnegación es necesaria. Ser cada vez más de Dios y menos de nosotros mismos. Es mortificar nuestro egoísmo y aceptar la vida del amor de Dios que se hace presente cada vez que en la oración le entregamos todo lo que somos.

La voluntad de Dios se descubre en la oración. En el diálogo confiado con nuestro Padre, es que su voluntad se nos revela de manera clara. Y el mayor signo de que hemos encontrado la voluntad de Dios es la paz que se experimenta en la oración, que nunca debe confundirse con un bienestar sentimental.

Hoy he cumplido un año de ministerio como vicario, en la Parroquia Santa Beatriz de Silva, aquí en la Arquidiócesis de Monterrey. Hace un año llegué a esta comunidad parroquial, en la que he aprendido mucho. Todo este primer año de ministerio ha sido un aprendizaje continuo.

Cuando eres seminarista, ansías ya ser sacerdote para servir en las cosas de Dios en una comunidad específica. Y Dios me ha dado ya ese gozo al enviarme a una comunidad parroquial como Santa Beatriz. La vida parroquial le da sentido a todo esfuerzo que pueda hacer el sacerdote para servir a Dios en los hermanos. Cada misa, cada confesión, cada visita a los enfermos, cada entrevista y consejo, es oportunidad para darle gracias a Dios por el don de su amor. Mi oración de acción de gracias del día de hoy cuando celebraba la misa fue el ofrecer todo lo que tengo y soy en servicio de mis hermanos. Que Dios me conceda muchos años más para seguir en su servicio. Y pueda tener el gozo de hacer vida su voluntad santísma. Gracias Señor!