miércoles, 27 de abril de 2011

MARTES DE LA OCTAVA DE PASCUA EN EL CONVENTO

Ayer fui a celebrar la misa en un convento de religiosas que conozco desde que era catequista en mi adolescencia. Fue una experiencia edificante. Es la segunda vez que celebro la Eucaristía en un convento. Me he dado cuenta que me siento bastante bien cuando celebro en estos lugares, consagrados a la oración y cuidados en los más pequeños detalles. Las religiosas son celosas custodias de las vestiduras, vasos sagrados, libros litúrgicos y espacios sagrados. Una parte importante de su vida se centra en la celebración de la Eucaristía, entonces el cuidar todo lo que tiene que ver con este sacramento es esencial en ellas. Y en el martes de la octava de pascua, el templo y la comunidad brillaba con la alegría de la Resurrección del Señor, se respiraba un aire renovado que se manifestaba en lo tangible. Dios bendiga siempre los conventos, monasterios y casas de formación religiosa.

En el facebook me han compartido este excelente video sobre el Seminario de Monterrey, mi Alma Mater. Espero les guste tanto como a mi.