sábado, 30 de abril de 2011

BEATO JUAN PABLO II

Mi generación le debe mucho a Juan Pablo II. Le debemos la conformación de nuestra identidad católica. Juan Pablo fue un apóstol de la catolicidad de la Iglesia. Sin duda debe llamársele Magno. Sin Juan Pablo II, los que nacimos en los finales de los 70's y principios de los 80's no hubiéramos conocido a esta Iglesia que nos enseñó que las fronteras de su mensaje deben abarcar todos los ámbitos de la vida humana, y debe ser anunciada en todos los confines de la tierra, en todos los lenguajes y con pleno respeto hacia las expresiones sagradas de las diversas culturas. Sin Juan Pablo II, toda esta generación de jóvenes que hoy movemos al mundo y a la Iglesia entera no podríamos tener una identidad definida.

Juan Pablo II dialogó con el mundo, no solamente le compartió el mensaje del evangelio, sino que fue capaz de entablar un diálogo con un mundo que a veces no quiere dialogar. Introdujo de una manera excelente a la Iglesia católica en el siglo XXI. Su pontificado se basó en gran medida a abrir puertas que muy difícilmente se cerrarán de nuevo. Tendió la mano de la fe católica a aquellos que no se imaginaban poder estrechar dicha mano. Mañana Juan Pablo será declarado beato. Gran fiesta para la Iglesia, porque se reafirma la verdad innegable que en este siglo es posible llegar a alcanzar la bienaventuranza. (continuará...)