viernes, 11 de marzo de 2011

HOY HAGO ORACIÓN POR JAPÓN


Escenas como estas, me hacen pensar en lo pequeños y vulnerables que somos los seres humanos. Un acontecimiento tan natural como un terremoto, puede desatar fuerzas tan extraordinarias que al enfrentarlas nos vemos empequeñecidos por sus efectos. Y aunque sólo seamos testigos de las imágenes de esta catástrofe en Japón y tal vez las consideremos tan lejanas, no quiere decir que tengamos justificación para sentirnos ajenos a tales acontecimientos.

Es importante hacer conciencia de la urgencia de solidarizarnos en lo que podamos con los abatidos por esta catástrofe. Y si puedes hacer al menos una oración por los cientos de personas que perecieron en esta tragedia, no sólo estas invitado a hacerla, sino debes sentirte obligado a elevar una plegaria a Dios, porque la comunión con el que sufre debe ser un rasgo de aquel que dice tener fe en Dios y ser discípulo de Jesús.