domingo, 14 de noviembre de 2010

YA NO HAY "RESPETACIÓN"

Algo que me molesta mucho, es que no me dejen dormir. Es decir que cuando esté dormido durante la noche me hagan imposible conciliar el sueño haciendo ruido o haciendo cualquier cosa que no me otorgue la tranquilidad, pasividad u oscuridad para que repose plácidamente. Claro que es diferente cuando interrumpo mi sueño para auxiliar a alguna persona que de emergencia lo necesite. Durante la noche del sábado y la madrugada de hoy domingo, algunas personas transgredieron mi sueño. Como toda buena parroquia, la nuestra, está enclavada en una zona habitacional, tenemos vecinos que viven alrededor. El sábado por la noche se ha convertido en el día preferido por los trasnochadores vecinales para organizar sus pachangas (fiestas).

Y durante esta pasada noche, fui víctima durante algunas horas de su ruidosa música. "Que ganas de molestar", pensé, claro con algunas (no muchas) palabras no muy apropiadas para un clérigo como yo. "Entre las naciones como entre los individuos, el respeto al derecho ajeno es la paz", ya mencionaba el Benemérito de las Américas y férreo Anti-Católico, Anti-Clerical y Anti-todo lo que sonara a Iglesia, Benito Juárez. Pero en este caso en particular, no hubo respeto por aquellos que queríamos dormir, por que estoy seguro de que no fui el único afectado por la música estridente tipo banda de estos vecinos.

Pero los perdono, es más ofrecí la misa que celebré a las 8:30 am por ellos, que seguramente estaban gozando del sueño de los in-justos digo de los justos. Y mentiría si les dijera que no pensé también en subirle todo el volumen al sonido del templo y dirigirlo hacia su casa para que vean lo que se siente, aunque no es lo mismo la profana y ruidosa música de banda (que de hecho no me gusta ni tantito) y la música que el coro de señores y señoras tocan y cantan tan devotamente en esta celebración, gracias a Dios rechacé ese pensamiento y seguí con mi proceso de perdón de corazón.