sábado, 16 de octubre de 2010

SÁBADO JUVENIL

Sábado de juventud en la parroquia. Hoy se reúnen en mi parroquia todos los grupos apostólicos juveniles. Y su flamante asesor soy yo. Ya desde el seminario tenía la certeza de que el trabajo por los jóvenes es determinante en la vida de una comunidad. Ellos no solamente son el futuro, sino que son el presente de una comunidad que va siguiendo su curso hacia una continua renovación. Y ahora que se me ha encargado esta misión en la parroquia quiero hacerlo de una manera especial.
La pastoral juvenil de una manera muy particular es sembrar en los corazones jóvenes el amor a Dios y a la Iglesia, es trabajar por que esta semilla plantada vaya creciendo y madurando a la luz de la palabra de Dios y de su misericordia. Para cumplir cabalmente con esta responsabilidad he pedido la intercesión de San Juan Bosco. Estoy seguro que su ejemplo me ayudará a seguir adelante en el acompañamiento de los jóvenes de mi parroquia.