viernes, 15 de octubre de 2010

COMPROMETIÉNDOME

Ayer cumplí dos meses de ser sacerdote. Dos meses en los que me he sentido muy bendecido por Dios. Espero que esta frescura del ministerio nunca deje de sentirla, y para eso necesito renovar periódicamente mi "Sí" al Señor y mostrarle permanentemente mi gratitud.

Hoy amanecí con mucho ánimo y con ganas de comprometerme, así es que a todos los lectores de este blog, les prometo que mis publicaciones desde hoy serán diarias, ya no dejaré pasar días sin publicar algo. Espero no fallarles. Cuando estaba en el seminario, (tiempo en el que nació este blogsillo) mis entradas no eran frecuentes porque carecíamos de una buena conexión a internet. Pero ahora no puedo quejarme de eso, y no tengo excusa para no cumplir con este compromiso cibernético. Y que Dios me ayude para tener luz para comentarles diariamente algo interesante.