miércoles, 4 de agosto de 2010

DE OBISPO AUXILIAR, COMISIÓN DEL CLERO Y NEO-SACERDOTES

Mons. Jorge Cavazos, obispo auxiliar, y el Pbro. Armando de León,
de la comisión del clero.

Hoy todos los diáconos que nos ordenaremos sacerdotes asistimos a una convivencia con el obispo auxiliar y con dos sacerdotes de la comisión del clero de nuestra arquidiócesis.

Compartimos la Eucaristía, la comida y conversación en un ambiente de fraternidad. Doy gracias a Dios por contar en nuestra Iglesia diocesana de contar con pastores tan cercanos. Cuando hay sencillez todo se puede realizar con verdadera confianza. Cuando en nuestro trato actuamos con sencillez y naturalidad la fraternidad es más fácil.

Eso ocurrió hoy con los padres de la comisión del clero y con nuestro obispo auxiliar; su sencillez nos ayudó a entablar diálogos que son muy valiosos para los que emprenderemos dentro de poco nuestra vida sacerdotal y nuestro ministerio. Nos brindaron confianza y nos dieron una cálida bienvenida al presbiterio.
Celebramos la misa en la Parroquia de San Juan Bautista en
Villa de García, N. L., México.

La fecha fue significativa, hoy celebramos a San Juan María Vianney, un sencillo sacerdote que supo ganarse a sus feligreses con su humildad y cercanía. Y en la fiesta del santo patrono de los sacerdotes, esta convivencia nos vino como caída del cielo. La verdad fue muy provechosa. La fecha de nuestra ordenación sacerdotal se acerca y la alegría se nos nota "a leguas".