sábado, 19 de junio de 2010

RECONOCERLO A ÉL ES CONOCERNOS A NOSOTROS MISMOS


Reconocer al Señor Jesús es conocernos a nosotros mismos. El reconocer en la persona del Señor Jesús al Redentor prometido, al mismísimo Mesías de Dios, es conocer el grado de fe que cada uno de nosotros tenemos. Esa es la experiencia de Pedro. El primero de los apóstoles aún sin estar completamente conciente de la naturaleza del hombre enviado por Dios que estaba delante de Él, hizo un acto de fe, al responder a la pregunta del Redentor: ¿Quién dicen ustedes que soy yo? Aquello que la multitud no pudo afirmar, en labios de Pedro se hace certeza que da vida. Pedro hizo pública confesión de fe, y así se descubrió discípulo del maestro. La certeza de la Verdad de Jesús es fortaleza para los que siguen al Señor, es una Verdad que solamente se puede conocer por la fe.