miércoles, 23 de junio de 2010

CONVIVENCIA

Hoy el padre vicario de mi parroquia de ministerio y yo compartimos una convivencia con personas de los grupos apostólicos con motivo del cumpleaños de él. Fue una convivencia muy amena y llena de buenos deseos para el padre vicario. Mucha comida, mucha plática y fraternidad. Han sido momentos que he disfrutado mucho. Me gusta estar con la gente de la comunidad, me siento agusto conviviendo con ellos, platicando, riéndonos, compartiendo la comida. Y la verdad quiero ser un sacerdote cercano a la gente, no alguien al que le tienen miedo, más bien alguien que les inspire confianza y cercanía. Ha sido todo un éxito esta convivencia, he comido mucho y espero no arrepentirme mas tarde de haberlo hecho.