domingo, 20 de junio de 2010

AMANECERES DE DOMINGO

Me gustan mucho las celebraciones dominicales matutinas. Siempre me ha gustado la celebración de la misa en la mañana del domingo. La misa de ocho de la mañana es ideal para mí. Hoy tuve la oportunidad de hacer una celebración de la palabra a esa hora, en la capilla más pequeña de mi parroquia de apostolado.

Un amanecer en mi ciudad, Monterrey, México.
El sol naciendo del oriente por detrás del cerro de la silla.

Siempre he pensado que la misa dominical de la mañana (y en este caso la celebración de la palabra) guarda la frescura y novedad de la resurrección del Señor. A esas horas tan tempranas todo parece ser tan sencillo, tan inocente, tan tranquilo, tan nuevo, que celebrar al Señor en su Día y a estas horas resulta para mi muy revitalizante. Todas las horas del día guardan su encanto eso no lo niego, pero estoy seguro que las celebraciones litúrgicas en las primeras horas de la mañana, son y serán siempre mis favoritas, aunque representen un esfuerzo mayor para levantarme del sueño que me mantiene pegado a la cama.

1 comentario:

Jesús Pablo dijo...

¿cómo? ¿a 10 años de levantarte a las 5:45am, no te acostumbras??? aajajajajajajajajajajaja naa ntc!! Me dieron ganas de ir a misa por la mañana! gracias a Dios en mi parroquia ni en mi capilla las hay! asi que me tendré k aguantar a ir a misa de 7:00pm a la capilla... jejejeejeje.... saludos!!

PD- Que crees? Mañana me dan respuesta en el VOC.. estoy muy nervioso.... tengo mieeeddoooooo!!! ajajajaaj pero estoy tranquilo porque se cumplirá la voluntad del Señor (es un sentimiento raro confuso), asi que pues...te acuerdas de mi y mis hermanos del proceso el día de mañana ¿si?.

Pido al Señor sabiduria para amar con todas mis fuerzas su voluntad cual sea y ser feliz en ella!!