sábado, 8 de mayo de 2010

CELEBRACIÓN SACERDOTAL

Hoy asistí a una celebración muy especial en mi comunidad parroquial de origen. Era la fiesta del vigésimo aniversario de la ordenación sacerdotal de mi párroco el P. Luis René Lozano Del Río. Fue una fiesta en grande organizada por la comunidad guiados por el P. Pedro Oscar Ávila que es el vicario. Una misa bastante emotiva inició la celebración, después se ofreció una cena y la interpretación de cantos "sacerdotales" por parte de algunos coros de la comunidad. En toda esta celebración lo que más resaltó fue la figura de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote. El P. Vicario muy atinadamente convenció al Párroco, que es una persona muy secilla no muy partidario de los grandes festejos en su honor, con el argumento de que estaríamos celebrando el Sacerdocio fiel de Cristo manifestado en su ministerio sacerdotal.

Me di cuenta del aprecio que la comunidad le prodiga a los sacerdotes, sobretodo a aquellos que se entregan fielmente y con tesón a su trabajo apostólico. Y también pude constatar que la fraternidad sacerdotal es central en la vida de los sacerdotes. La gente de mi parroquia estaba muy contenta, ya que vió que Párroco y Vicario estaban dando un excelente testimonio de comunión y fraternidad. Eso para mí fue bastante edificante. El testimonio del P. Luis es un claro ejemplo de fidelidad sacerdotal y de que si existen sacerdotes infieles, existen aún más sacerdotes que son totalmente fieles en su ministerio.