sábado, 24 de abril de 2010

VIOLENCIA FRENTE AL SEMINARIO MAYOR DE MONTERREY

Hoy es un día que difícilmente olvidaremos aquellos que nos formamos para ser sacerdotes en el Seminario de Monterrey. A las 6:30 a.m., ocurrió un fuerte enfrentamiento entre militares y narcotraficantes en las mismísimas puertas de nuestro Seminario. Yo mismo al igual que muchos de mis compañeros escuchamos las ráfagas de metralla que se escuchaban bastante cerca.

Es indescriptible la experiencia de escuchar el sonido sordo de aquellas interminables detonaciones, rasgando la quietud de la mañana. Gritos a lo lejos y más detonaciones. Ya al terminar, sirenas y un gran movimiento. El Alarmante sonido e imagen de los dos helicópteros militares sobrevolando a baja altura las inmediaciones del Seminario y los terrenos aledaños. Algunos soldados entraron sigilosamente en las instalaciones del Seminario y recorrieron su perímetro para buscar prófugos.

Un sicario caído a unos metros de la entrada al Seminario,

situada a la derecha de la foto, al fondo un vehículo militar

y algunos soldados en guardia.

Foto de MILENIO.COM

Hoy es día de apostolado, es día de salir a trabajar en parroquias y dependencias eclesiásticas, sin embargo todo quedó suspendido debido a la toma de control que hizo el ejército de la carretera que da acceso al Seminario y a sus recomendaciones a nuestros superiores. Tal vez salgamos después de mediodía. En el arranque de este día fue bastante agitado.

En otros posts había hablado de la violencia, y es lamentable que tenga que seguir hablando de ella, sin embargo es algo que ya esta muy cerca y que es inevitable el hacer referencia a este tema. Lo único que nos resta hacer es poner todo en manos de Dios y ser cuidadosos. Sin duda este es un signo de los tiempos, esto también lo había mencionado y es necesario que todos los que lo experimentamos hagamos un serio discernimiento sobre él.