miércoles, 21 de abril de 2010

SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Nunca me imaginé que el término de mi formación sacerdotal inicial, se daría en una época tan violenta, aquí en la región donde desempeñaré mi ministerio. Escuchando el radio se puede uno dar cuenta de toda la violencia que ocurre en las calles de mi ciudad. Ejecuciones, balaceras, secuestros, etc.

Sin duda el ambiente social resultante de estos acontecimientos es un reto grande para quien quiere promover la fe, esperanza y caridad. Sin duda el sacerdocio católico de estos días debe ser más comprometido y lleno de santidad. Estamos frente a una época que sin duda posee numerosos signos de los tiempos.

Es labor de los pastores de la Iglesia y de todos los fieles el irlos descifrando a la luz de la fe y de la oración. ¿Cuál es la voluntad de Dios escondida en estos signos de los tiempos? En buscar la respuesta de esta pregunta debería estar centrada nuestra atención, y así apurar los frutos de los acontecimientos que nos rodean.