viernes, 30 de abril de 2010

SAN JOSÉ Y LA FIDELIDAD DE UN OBISPO

Hoy ha sido un día eminentemente josefino. En el segundo día de fiesta en mi Seminario, hemos festejado en grande a San José y su fidelidad. Los juegos deportivos siguieron y ya tenemos campeones en varias disciplinas.
Mons. José Lizares Estrada
Obispo auxiliar emérito de Monterrey

Conferencias sobre la fidelidad fueron impartidas y tuvimos una emotiva celebración eucarística presidida por uno de nuestros obispos auxiliares eméritos. Se trata de Mons. José Lizares Estrada, en en días anteriores había celebrado 30 años de ministerio episcopal, y en diciembre pasado cumplió 50 años de sacerdocio ministerial.

Es de esos sabios y recios obispos, que con su sola presencia, voz y predicación pueden tener a toda una asamblea eclesial concentrada en la Palabra de Dios y su mensaje. Habló de la fidelidad a lo largo de toda la sagrada escritura. Fue una homilía bastante edificante ya que era palabra vivida, palabra meditada a lo largo de un extenso ministerio siempre al servicio de los miembros de la Iglesia. Palabra irrefutable por estar respaldada por toda una trayectoria de entrega al ir propagando el mensaje del evangelio. Mons. Lizares se veía contento, pleno, a gusto y en su semblante se veía esa mirada que solamente se puede encontrar en los padres de familia que están felices al ver a todos los miembros de su hogar reunidos entorno suyo.
Con Mons. Lizares al terminar los ejercicios
espirituales para mi diaconado, foto tomada
en julio de 2009

Me gustaría llegar a esa edad en el ministerio igualmente pleno y feliz. Claro después de haber recorrido el camino trazado por la voluntad de Dios en mi vida. Definitivamente Mons. Lizares ha trascendido en la historia eclesial de esta Iglesia. Dios nos conceda a todos los que seguimos sus pasos llegar a trascender así.