jueves, 8 de abril de 2010

ORACIÓN ANTE JESÚS SACRAMENTADO

Hoy en la hora santa que se celebró en mi parroquia, recordé que cuando estaba en mi proceso vocacional, discerniendo si entraba o no al seminario, en una hora santa, ahí mismo en el templo parroquial, le pedí con todas mis fuerzas a Jesús sacramentado que me aceptara como discípulo suyo.
Es un recuerdo que vino como un rayo en mi mente cuando estaba haciendo oración. Ahora no le pido que me acepte como su discípulo, por que ya lo soy (no de los mejores, lo reconozco), ahora le pido con todas mis fuerzas que me acepte como depositario de su sacerdocio.
Se lo he pedido con las mismas fuerzas que al principio y casi diez años después, en el mismo lugar: en el templo parroquial. Me he dado cuenta que ahora las pláticas con mis parroquianos y parroquianas no es la cantidad de años que me faltan para ordenarme, sino la alegría de que ya son escasos meses y por supuesto no pierdo la oportunidad para pedirles oración por mí y por mis hermanos que como yo, han pedido ser ordenados presbíteros.
Disculpen que los aburra con mi historia vocacional, pero creo que será el pan de cada día de muchos de los posts siguientes. Necesito compartir todo lo que estoy viviendo en esta etapa de mi vida y el blog es un lugar genial para hacerlo.