martes, 20 de abril de 2010

EXAMEN DE ESCATOLOGÍA


Hoy presenté un examen de Escatología. Fue un examen complicado por la cantidad de material que abarcaba y también por la forma del examen, preguntas abiertas que había que responder con la mayor precisión posible. No puedo decir que me fue bien, ni que me fue del todo mal, lo que si puedo decir es que contesté todo. Este es uno de los últimos exámenes que presentare como alumno. A mis compañeros y a mí todavía no nos cabe en la cabeza la idea de que ya estamos a punto de terminar el seminario.

Platicando con ellos en la mesa, uno mencionaba que había soñado con su primer destino. Y yo le respondí que yo más bien he soñado con mi cantamisa. Y realmente es así, en los primeros días de seminarista no hacía sino pensar en mi primer misa. ¿Cómo sería?, sin embargo con el pasar de los años y al adentrarme más profundamente en los quehaceres propios de un seminarista, esos sueños los guardé y no me ocupé tanto de ellos, y realmente tenía otros asuntos más apremiantes en que ocuparme, sin embargo ahora que estoy en los últimos días de mi formación inicial vuelvo a soñar con mi cantamisa. Y la ilusión crece con las pláticas con mis compañeros. En verdad estoy disfrutando al máximo estos últimos días en el seminario.