jueves, 15 de abril de 2010

LOS ESCRITOS TESTIMONIALES II

Tengo un interés muy marcado de que lo que vivo tenga trascendencia. Primeramente para mí, el saber que es lo que pasó conmigo en determinado momento de mi vida me ayuda a comprenderme y a ser consciente de mi historia. Por eso me gustan tanto las cápsulas del tiempo. Una vez hice una en mi casa, enterré una lata con un mensaje para mí. Pensaba desenterrarlo y abrirlo diez años después pero terminé abriéndolo tan solo un año después. Aquí en el Seminario hicimos una cápsula del tiempo y la sellamos en el año 2001, y seguirá sellada hasta el año 2025, año en el que se abrirá. Mañana le tomaré una foto para enseñarles.