martes, 30 de marzo de 2010

JUDAS Y NOSOTROS

En la traición de Judas se encuentra concentrada la traición que en diferente medida realizamos todos aquellos que creyendo que seguir y aprender del Maestro, lo abandonamos en los momentos más álgidos de la exigencia de sus enseñanzas.

La traición de Judas es la traición de todos aquellos que con nuestro propio pecado abandonamos a Aquel que nos ha dado todo para poder ser libres.

Por otro lado la negación de Pedro, es también la negación que nosotros hacemos del Señor Jesús cuando nos dejamos invadir por el miedo o la duda en nuestra vida. Negar a Jesús es afirmar que nunca lo conocimos, que no sabemos de él. Es renunciar a su persona, es desterrarlo de nuestra vida. ¿Existe una tragedia más terrible que el perder a Jesús por propia decisión?