martes, 9 de febrero de 2010

PodCatólico #3

Si les mencioné que me gusta mucho hacer radio, verdad? Bueno pues aquí les dejo la tercer entrega de PodCatólico, el podcast hecho con toda la fe... ahora dura 14 min.! A este paso no dudo en que llegaré a la media hora de programa... Que lo disfruten... y a comentar!

1 comentario:

Jesús Pablo dijo...

Lo que me hace mucha resonancia es esa frase de Jesús “el que tenga oídos para oír que oiga”… hace varias semanas la escuche, y me impactó… “el que tenga oídos.. para oír”… me asombra como el Señor en cierto modo le desespera la actitud y la mentalidad de sus discípulos (actitud muy nuestra también), lo vemos bien claro en el evangelio del Martes cuando el Señor les dice: “¿Para qué tienen ustedes ojos, si no ven, y oídos, si no oyen? ¿No recuerdan cuántos canastos de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil hombres?...¿y todavía no acaban de comprender?" … o en un tono mas decepcionado para los Fariseos: “¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra… porque mi palabra no halla cabida en vosotros...” porque creemos juzgar conforme a Dios, y lo hacemos según ‘nuestra Ley’ como los Fariseos; “Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Jesús les dijo: ¿Esto os ofende?...hay algunos de vosotros que no creen…” o que no queremos ver porque buscamos a un Dios cómodo, buscamos ser buenos cristianos con el mínimo de molestias posibles, sin tanto esfuerzo. “Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios” ¿Porque soy sordo? porque “dura es la palabra” y no la quiero cumplir… porque no tengo la disposición de hacerlo, porque pongo mis esperanzas, confianza y seguridades en el mundo… y no guardo nada para el cielo. Por eso soy sordo…

La palabra de Dios es poderosa, viva y eficaz, dice san Pablo (creo)… y me haces pensar: sí la palabra de Dios es tan poderosa, no se ha de quedar rebotando en el templo, sino que aunque no sea yo tierra buena, algo debe haber en mi que la pueda hacer germinar, porque es viva y eficaz; porque la palabra de Dios es viva y por si misma es poderosa, porque Dios con su palabra dijo “hágase” y se hizo, sí tan poderosa es ¿Qué maravillas no ha de obrar en mi al escucharla?... tan fuerte que dónde caiga germina, pero el propio hombre es el que la mata.. ahora si que como dice la canción de Jésed: “el corazón que te he dado es morada que yo anhelo, pero es tan digno y sagrado que estoy a la puerta y llamo”… en mi está el que germine en algún porcentaje, o que muera… y aún me quedo pensando ¿dónde estará la semilla que Dios me ha dado? Yo quiero ser tierra buena!