domingo, 11 de octubre de 2009

DOMINGO FRESCO


Durante esta mañama pude disfrutar del ya tan ansiado clima fresco de Octubre, por que definitivamente lo que uno quiere ver en Octubre es un clima fresco que te reanime y te recuerde que el otoño ya esta en su apogeo. Desafortunadamente el calor húmedo nos estuvo aquejando hasta hace pocos días y el fresco de esta mañana nos da un respiro en medio de tanto bochorno.

Después de estas serias consideraciones metereológicas, puedo mencionar que me encuentro muy feliz. Me siento realmente feliz con mi ministerio diaconal. Ya los domingos no son iguales desde que recibí el orden sagrado del diaconado. Mi compromiso con la Iglesia se ha acrecentado y eso me pone feliz. Disfruto mucho mi trabajo apostólico, pero de todas mis actividades de fin de semana la que más disfruto sin duda es bautizar.

Hoy mientras lo hacía sentía una satisfacción enorme al entregarles a estos niños y niñas la gracia bautismal, y se me vino a la mente la idea de que cuando los bautizo están experimentando un nuevo y definitivo nacimiento y yo le hago de partero espiritual. Estos niños nacen nuevamente y yo soy testigo de estos nacimientos.

Un comentario que también se me ocurrió el día de hoy al teminar los bautizos y que se los hice a los papás y padrinos fue este: "Si querían ver a un santo en carne y hueso, ahora lo estan haciendo viendo a sus hijos entre sus brazos, en este momento son santos, y ustedes son responsables de que esa santidad no sólo permanezca sino que se acreciente." Pude ver algunas cejas arqueadas y expresiones de asombro, no me arrepiento de haberles dicho eso por que es una verdad de fe.

1 comentario:

Kairos dijo...

Muy bien dicho. Si no lo sabían que lo vayan sabiendo. Me alegro de que esté tan feliz.