domingo, 2 de agosto de 2009

Ejercitando el espíritu


Este pasado viernes concluyeron mis ejercicios espirituales de preparación para mi ordenación diaconal. Los he aprovechado mucho, ya que no tuve tiempo de distraerme. Los dirigió Mons. José Lizares Estrada, Obispo auxiliar de mi Arquidiócesis. 

Cristo Servidor del Reino... ese es uno de los títulos que tiene el
 Señor Jesús y de los que menos he estudiado. Un diácono, según Mons. Lizares debe ser signo elocuente del ministerio de Cristo Siervo. Me gusta el título... servidor del Reino de Dios. Ojalá y todos podamos ostentar títulos de honor como éste... y no de herencia sino por que seamos auténticamente como nos describe nuestro título.

Seré diácono... servidor de Dios en mis hermanos, que responsabilidad tan grande. Ya ni me pongo a reflexionarla, porque simplemente me siento indigno y falto de capacidad para este misnisterio... sin embargo siento fuerte el llamado de Dios. 
Y sé que el me ayudará. Sólo es necesario confiar más, tener más fe, buscar con más intensidad la santidad.