martes, 28 de abril de 2009

EPIDEMIA...

En méxico estamos en estado de alerta por la epidemia ya declarada de influenza porcina.

Es un panorama nuevo para todos aquellos que habitamos este país, ya que no he encontrado a alguien que se acuerde de una epidemia en la historia del méxico de mediados del siglo pasado y los nueve de este nuevo siglo. Se trata de una enfermedad que ha cobrado muchas vidas, y que a pesar de eso no es eminentemente mortal, detectada a tiempo y con el tratamiento pertinente se puede superar. Gracias a Dios por esto !

En mi seminario, el equipo formador encabezado por el Emmo. Sr. Cardenal Francisco Robles han decidido que nos quedemos en las intalaciones del seminario mayor, para que no corramos el peligro de contagiarnos.

En Nuevo León, que es el estado donde vivo la influenza no tiene tanta fuerza hasta ahora, sin embargo no es prudente el ser tan cofiados. Es momento de solidaridad y cooperación ciudadana para superar esta crisis.

Es momento de extremar las precauciones y aumentar las oraciones para que este mal que azota a nuestro país se erradique lo más rápido posible. Dios nos mira con bondad y tal vez nos quiera decir algo con este signo de los tiempos.

¡Dios bendiga a México!