martes, 14 de julio de 2015

LO ÚNICO ESTABLE EN NUESTRA VIDA ES DIOS

Dios está más cerca de nosotros de lo que nos imaginamos
Nosotros somos cambio continuo. Por ser seres insertados en el tiempo y en el espacio y condicionados por naturaleza, no podemos enorgullecernos de ser estables en algo… incluso nuestros cambios no son algo estable. Sólo Dios es estable, es inmutable, nunca cambia, nunca ha estado a merced de la evolución. 
Sin embargo Dios siempre es novedad. Es siempre nuevo e inmutable. Sí, a mi también me cuesta entenderlo, pero a Dios no tenemos que entenderlo, debemos amarlo, sólo así llegaremos a comprender su naturaleza perfecta. Experimentarlo, no entenderlo, lo primero si somos capaces de hacerlo, lo segundo no. 
¿Cómo se experimenta a Dios? Búscandolo, abriéndole el corazón, dejando que nos hable.  Y no te preocupes si crees no encontrarlo, en el momento menos esperado se pondrá frente a ti a través de de una persona o un acontecimiento, sólo necesitas mantenerte alerta y atento. 

jueves, 9 de julio de 2015

ESTE BLOG NO HA MUERTO... ANDABA DESCUIDADO.

No, este blog no ha muerto. Y no hay excusas para su descuido, más bien razones de peso, pero sea como sea, doy gracias a Dios por todo el trabajo pastoral que desde que llegué de Roma he tenido en mi querida Diócesis. 
Mi ministerio sacerdotal ha dado un giro y ha sido requerido para varias tareas, ya no soy sólo vicario parroquial como antes de irme a la ciudad eterna, ahora doy clases, soy capellán en una Basílica y encargado del periódico diocesano. 
Son tareas que me gusta realizar pero que me agarraron desprevenido porque he tenido que aprender a conjugarlas y como soy un poco lento para todo pues ya se imaginarán.  No son excusas, pero son las razones por las que he descuidado casi un año este espacio. ¡Casi un año! Los tres lectores que tenía antes de descuidarlo creo que se desilusionaron y orientaron su atención hacia otros lugares... y con razón.
Pero que no decaiga el ánimo aquí estamos y aquí seguiremos nadie me quitará la intención de seguir con este blogsillo. 

viernes, 8 de agosto de 2014

YA REGRESÉ A CASA

Ya estoy en casa. He llegado de Roma después de dos años de estudio. Estoy muy agradecido por todo lo que aprendí, por todo lo que viví en la ciudad eterna. Dios me otorgó la oportunidad de conocer con más profundidad la realidad eclesial en el centro geográfico donde se encuentran las distintas maneras de ser Iglesia. Y precisamente, creo que esta es la más grande enseñanza que me dejó esta extraordinaria experiencia: el encuentro con la catolicidad de la Iglesia. 
Ahora puedo decir con toda certeza que amo todavía mas a la Iglesia. Ya la amaba antes de ir a Roma, pero ahora la amo aún más, porque la he conocido con más profundidad en esta oportunidad que se me dió de estudiar en aquellos lugares. Ahora me toca compartir todo lo que pude aprender en las aulas y  en las experiencias eclesiales que han enriquecido mi ministerio. 

domingo, 20 de abril de 2014

¡RESUCITÓ!


Hoy es Domingo de Pascua. Una celebración significativa y determinante en la vida de la Iglesia. 
En torno a ella se construye todo el calendario litúrgico que rige el año entero en la comunidad eclesial. Es una fiesta que cada año es nueva. Porque no estamos celebrando un acontecimiento pasado, sino un acontecimiento actual, un evento que se renueva continuamente y que no conocerá ocaso nunca. 
Jesús nos ha salvado y el signo más claro de esta realidad es su resurrección. Jesús esta vivo, y habita en su Iglesia. Creer esto es fundamental para todo verdadero cristiano. Lo que es fundamental para todo cristiano es celebrar, el gozo cristiano es sello distintivo de haber entendido el mensaje del evangelio, los cristianos celebramos todos los días los misterios del amor de Dios y esto sólo puede tener fundamento en la resurreción de Jesús. Él y sólo Él es el motivo de toda celebración cristiana. 

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!


miércoles, 5 de marzo de 2014

MIÉRCOLES DE CENIZA, PUERTA DE LA CUARESMA

Hoy es Miércoles de ceniza, puerta del tiempo de litúrgico de la Cuaresma. A manera de reflexión quiero compartirles un pequeño texto del Cardenal Ratzinger, que habla precisamente de lo que hoy la Iglesia en todo en mundo está proponiendo para iniciar este tiempo especial de reflexión, arrepentimiento y conversión.


"Con la mirada del artista, Miguel Ángel veía ya en la piedra que tenía delante la imagen guía que ocultamente esperaba ser liberada y salir a luz. El cometido del artista, según él, no es otro que eliminar lo que todavía recubría la imagen. Miguel Ángel concebía la auténtica acción artística como un sacar a la luz, poner en libertad, no como un hacer. 

Esta misma idea, aplicada al ámbito antropológico, se encontraba ya en san Buenaventura, el cual explica el camino a través del cual el hombre llega a ser él mismo auténticamente partiendo de la comparación del cincelador de imágenes, o sea, el escultor. 

El escultor no hace nada, dice el gran teólogo franciscano. Su obra es una ablatio; consiste en eliminar, en quitar lo que es inauténtico. De esta manera, a través de la ablatio, surge la nobilis forma, la figura preciosa. 



De la misma manera el hombre, para que resplandezca en él la imagen de Dios, debe, ante todo y sobre todo, aceptar la purificación mediante la cual el escultor, o sea Dios, le libra de todas las escorias que oscurecen el aspecto auténtico de su ser y hacen que parezca sólo un bloque burdo de piedra, cuando en realidad habita en él la forma divina". 

- Card. Joseph Ratzinger, La Iglesia. Comunidad siempre en camino, Ed. San Pablo, p. 129.

Yo sólo podría agregar que toda purificación cuesta trabajo, no es nada fácil, el dejarse "cincelar" por la bondadosa mano de Dios, sin embargo en el proceso y a pesar de su exigencia, el camino de la conversión, de la purificación de la vida, encuentra en el consuelo del amor divino, su mejor motivación. Mi deseo para esta cuaresma es que abriendo de par en par tu corazón a Dios para que lo transforme, puedas experimentar también su consuelo y misericordia, que a fin de cuentas nos hace gozar de un don inestimable para nuestro tiempo: la paz y el sosgiego. 

lunes, 3 de marzo de 2014

DIEZ SENCILLAS PROPUESTAS PARA ESTA CUARESMA




Lista de 10 propuestas para vivir intensamente la CUARESMA :

1.- Tomar tu Biblia, abrirla en el Nuevo Testamento, elegir algún evangelio de los cuatro que hay (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) y leerlo completito durante la cuaresma. 

2.- Ofrecerle a Dios una visita al Santísimo Sacramento de por lo menos 5 min. todos los días durante la cuaresma. 

3.- Rezar el santo rosario tres veces por semana, durante la cuaresma. 


4.- Comprometernos con alguna obra organizada de caridad o asistencia social como donantes o como voluntarios.

5.- Visitar una vez por semana a algún familiar o amigo que hace mucho no ves. 

6.- Diariamente apagar la computadora personal más temprano.


7.- Ofrecer todos los días de la cuaresma tu jornada de trabajo y/o estudio, por el bienestar de alguna persona que te haya hecho daño.

8.- Renunciar a decir palabras altisonantes e incluso pensarlas y/o evitar las pláticas para criticar o "echar chisme".

9.- Acercarte para pedir perdón a aquella o aquellas personas a las que ultimamente hayas ofendido o hecho algún mal.

10.- Orar diariamente por el ministerio y bienestar del Santo Padre el Papa Francisco.

Lo importante es que los compromisos cuaresmales sean sencillos, edificantes y realizables. Y no complicados, superficiales e irrealizables.

Recuerda que este Miércoles, Dios te espera con los brazos abiertos, tu eres importante para Él porque desde tu bautismo eres parte de su familia que es la Iglesia.

¡FELIZ INICIO DE CUARESMA!

domingo, 23 de febrero de 2014

LA ORACIÓN INCESANTE ILUMINA EL MUNDO

Día despejado y algo frío en Roma. En resumen un buen día para pasear por la ciudad eterna. Pero no yo salí… la lectura para la tesis me ocupa. Esa es la misma razón para que este blogsillo no se haya actualizado desde el martes pasado. 
Hoy mientras navegaba por internet, me encontre las fotos que se pueden ver en esta entrada. Son fotos muy bonitas, de esos globos de papel que se inflan con aire caliente para que se eleven, la llama que calienta el aire y que se eleva al cielo con el globo ilumina el globo de tal manera que se convierte en un espectáculo muy bonito como el que vemos en estas imagenes. 

Al verlas se me vino a la mente la oración. Sí, la oración que todos los días se hace sobre el mundo. Aunque muchos lo duden, muchísimas personas alrededor del mundo oran durante el día. Miles y miles de plegarias se elevan al cielo y son recibidas por las manos amorosas de Dios. Toda oración es escuchada, ninguna se pierde o archiva.


Ahora imáginense si toda esa enorme multitud de plegarias fueran visibles como luces que se elevan al cielo, sería verdaderamente un espectáculo todavía más bello que el de estas imágenes. Simplemente no habría noche en el mundo. De hecho eso es siempre es lo que hace la oración: iluminar. No hay razón para no hacer oración, porque hasta cuando estamos enfermos podemos elevar una plegaria a Dios. Y si alguien piensa que debe esperar hasta que venza al pecado para dirigirse dignamente a Dios, está equivocado. 
La oración debe hacerse siempre, aún y cuando carguemos con el peso de nuestros pecados. Eso incluso puede llevarnos de la mano a alcanzar el arrepentimiento y con ello las ganas de reconciliarnos con Dios. La oración hace milagros y más si se hace con fe. 

martes, 18 de febrero de 2014

"TRE FONTANE" Y EL TRIGRAMA

Creo que hoy ha sido uno de los días más bonitos de estos primeros meses del año acá en Roma. Más que invierno parece primavera. Todo el día he estado encerrado en el colegio redactando mi tesina. La verdad no se como vaya quedando, tendré que darle varias revisadas antes de entregarla a mi asesor para que la lea y le haga correcciones. 

El día de mi cumpleaños, que fue hace tres días, tuve la oportunidad de visitar la Abadía de "Las tres fuentes", ("Abbazia delle Tre Fontane", en italiano) que según la tradición resguarda en un pequeño templo, el lugar donde San Pablo fue martirizado, lo martirizaron decapitándolo. Su cabeza -según los relatos devocionales- cayó en la tierra y "rebotó" tres veces antes de detenerse, dando lugar al surgimiento de tres fuentes de agua.

En el techo de este pequeño templo, me encontré una hermosa pintura del trigrama del Santísimo nombre de Jesús (del que he hablado aquí en repetidas ocasiones), con los elementos tradicionales del diseño que hiciera San Bernardino de Siena: las letras "JHS" en dorado, sobre un campo azul, circundado todo con doce rayos dorados, que simbolizan a los 12 apóstoles. Aquí las fotos de tan bonito conjunto. 



A mi parecer es una dignísima representación iconográfica del misterio que encierra tan glorioso nombre. Al imaginarme la cantidad de gracias que todos los días Dios concede a los hombres por la invocación de este excelso nombre, me lleno de alegría. El nombre de Jesús es consuelo y fuente de dones que Dios concede porque evoca a la persona del Hijo, al poder del Verbo encarnado y a su victoria sobre el pecado y la muerte. Es una magnífica espada que podemos blandir contra el poder del maligno y de las tentaciones. ¡Alabado sea el nombre de Jesús!

domingo, 16 de febrero de 2014

TODO SACERDOTE TIENE UNA HISTORIA


No existe sacerdotes, sin seminaristas, como no existen vocaciones a la vida sacerdotal sin la oración de las comunidades parroquiales. No existen sacerdotes sin una historia vocacional que se desarrolló gracias al amoroso designio de Dios que lo eligió por amor para ser su ministro y en el arduo camino de fidelidad del que fue elegido. Para que las vocaciones sacerdotales se sostengan se necesita oración, una oración que ruege por la perseverancia de los elegidos, para que cada seminarista y cada sacerdote mantengan -como  aquel día en el que prounciaron el "Sí" al llamado- su corazón abierto a Dios y así el amor divino pueda actuar sin trabas, transformándolo en un corazón de buen pastor, semenjante en todo al corazón de Jesús, el único Buen Pastor. Hoy en mi diócesis es el día del Seminario, es el día de los seminaristas, en este día ofrezco mi oración por todos ellos, para que sean perseverantes. Y también pido oración por mí, para que sea un buen sacerdote. 

sábado, 15 de febrero de 2014

¡GRACIAS SEÑOR!

Hoy celebré un año más de vida. Y lo hice en la compañía física de mis hermanos sacerdotes y en la compañía espiritual de mi familia y amigos que por el momento no estan conmigo, sino lejos allá en Monterrey. Fue un día bonito en Roma, pude ir a celebrar una misa de acción de gracias en las grutas vaticanas debajo de la Basílica de Guadalupe, y por la tarde hice junto con unos amigos una visita a la Abadía de "Le Tre Fontane", donde según la tradición fue martirizado San Pablo. Fue un bonito día, con mensajes de felicitación, escritos y de viva voz. De este día solo me resta decir con gran satisfacción: Gracias Señor, por tu amor y misericordia, por tu paciencia y tu generosidad conmigo. 

viernes, 14 de febrero de 2014

AMAR VERDADERAMENTE ES POSIBLE


Día del amor y la amistad. Este es un día en el que el amor es exaltado de una manera particular en el imaginario colectivo del occidente. Sin embargo como todo concepto ideal en el mundo actual, el amor ha sido abaratado. Y tal vez me escuche un poco anticuado y aguafiestas en lo que voy a decir, pero este mundo en el que vivimos poco sabe o poco quiere saber de lo que es verdaderamente amar. 

Tres sencillas características del amor son suficientes para poder sustentar lo que digo: 

1. Amar es permanecer. Quien ama no puede sino querer estar para siempre con aquello que ama y no sólo lo quiere sino que lo hace. El amor es permanencia, es ancla que sencillamente fija a una persona en el objeto de su amor. En el caso del noviazgo, una relación de noviazgo fincado verdaderamente en el amor, dura. Y aún más un matrimonio, asumido después de pasado el tiempo de aprendizaje y conocimiento del noviazgo, y que esté fincado en un amor verdadero, dura aún más, dura toda la vida. 

2. Amar es vivir en la verdad. Quien ama de verdad no puede vivir en la mentira. Así la honestidad de costumbres, de aficiones y de vivencia de la sexualidad es un camino seguro para que el amor no sólo permanezca sino que florezca hasta llegar a dar como fruto principal una sólida confianza. La verdad del hombre y de la mujer inscritos en su ser mucho antes de que ellos tomaran conciencia de su existencia, los hace ser capaces de relacionarse en la única y verdadera relación de amor que los mantiene unidos y complementarios, abiertos a la procreación vida y a la trascendencia.

3. Amar es sacrificarse. Quien ama y no sufre, no ama de verdad. Amar de verdad significa ir contra corriente, pero no contra una corriente externa y extraña, sino contra la corriente interna del egoísmo. Amar duele porque significa renunciar al propio yo, para favorecer un otro-yo al que se le entrega por amor la existencia y por decirlo así "las llaves de la propia vida". Sin embargo sacrificarse en el sentido pleno del amar, no es aniquilarse a sí mismo, no es la vana ilusión egocéntrica del masoquista, no, quien ama de verdad y sacrifica su propio yo, encuentra en aquel otro-yo -al que le entrega su vida- la plenitud del propio ser, y entonces la felicidad como un tesoro descubierto colma de alegría la existencia. 

Como conclusión puedo decir, amar es realmente posible, sin embargo es necesario revisar continuamente la manera en la que lo hacemos, ya que continuamente estamos expuestos a considerar amor aquello que no lo es y entonces ser engañados. Pero de que hay amor verdadero en el mundo de eso no hay la mas menor duda. 

miércoles, 12 de febrero de 2014

EL DON DE DIOS

Dios adornó así el cielo que cubre el Colegio Mexicano, residencia de
los sacerdotes mexicanos que estudiamos en Roma,
esta tarde del 12 de febrero de 2014.  
Muy seguramente todos le hemos pedido a Dios muchas cosas. La solución a necesidades urgentes que en la  mayoría de los casos son bastante justificables. Por otra parte aquellos que quieren crecer en su amistad con Dios le piden mas fe, más paciencia, más resistencia a la tentación y hasta el perdón de los pecados cuando la cociencia nos reclama aquello malo que hemos cometido. Todo esto que pedimos podemos llamarlo: don. 

Es necesario reconocer que en la mayoría de los casos pedimos lo que no merecemos. Simplemente nuestra confianza de hijos e hijas nos hace abandonarnos en las manos misericordiosas de quien sabemos tiene la última palabra sobre nuestro destino. Y en eso no hay nada de malo, yo me atrevo a decir que es lo que nos toca hacer, confiar sin medida en la generosidad de Nuestro Padre del cielo. 

Citando al entonces cardenal Joseph Ratzinger, en una interpretación que elabora sobre el pensamiento de San Agustín, podemos decir que: 

"El don de Dios es Dios mismo. Él es el contenido de la oración cristiana. La auténtica oración cristiana no implora por eso algo cualquiera, sino el don de Dios, que es Dios; implora por Él". 
(-Card. J. Ratzinger, "Convocados en el camino de la fe", p. 50) 

Así, nuestro anhelo, nuestra necesidad, nuestra devoción transformada en oración, es un clamor que se eleva hasta la presencia de Dios, rogando por Él mismo. Toda nuestra necesidad, toda nuestra sed, es una necesidad y una sed de Él, es un intenso anhelo de Él. 

Implorar a Dios por su presencia, por su amistad, por el don que nos tiene preparado y necesitamos es algo que todos tenemos inscrito en nuestra propia naturaleza. Gran parte de nuestra frustración existencial, de nuestra melancolía y desesperación es causada por esta necesidad que tenemos de Él. Y tal vez orillados por estos sentimientos de vacío y sequedad, podemos llegar a pensar que aquello que necesitamos está tan lejos de nosotros que no podremos alcanzarlo nunca. Sin embargo es importante decir que esto es totalmente falso. El don de Dios está más cerca de lo que pensamos. 

Y la Buena Noticia es que este don que tanto necesitamos, Dios nos lo quiere otorgar, y ya nos lo ha otorgado, en muchas ocasiones y en abundancia. Y si esto pareciera poco, Dios nos lo quiere seguir otogando porque el es un Dios generoso y posee todo en abundancia. 

Lo paradójico de todo esto, es que habiendo recibido en muchas ocasiones el don de Dios, ha pasado desapercibido en nuestras vidas. Así como en muchas ocasiones no reconocemos que lo que realmente estamos implorando es el don de Dios mismo, su presencia y su consuelo, en muchas otras ocasiones este don que pedimos no lo reconocemos cuando lo recibimos. Y aún así Dios no deja de atender nuestros ruegos y siempre, siempre viene en nuestro auxilio. 

¿Qué hacer entonces? Seguir pidiendo, seguir confiando, seguir esperando su don. Y al mismo tiempo, darle a nuestro corazón un vuelco hacia Él. Aprender a quitarnos los oscuros anteojos de nuestro propio egoísmo y pedirle que nos ayude a ser sencillos en el corazón para percibir en su totalidad el amor que nos prodiga en todo momento. Esa es nuestra tarea, buscar en todo momento estar en comunión con Dios y despojarnos de nosotros mismos para poder gozar de su presencia. No es una tarea fácil, y no se nos reclama hacerla en poco tiempo, porque es una tarea que dura toda la vida. 

martes, 11 de febrero de 2014

BENEDICTO XVI, NUESTRO PAPA EMÉRITO


Esta es la imagen de Su Santidad el Papa Benedicto XVI, que guardo en mi memoria. Es la imagen de un hombre verdaderamente venerable. 

Ataviado con las vestiduras propias de su dignidad, porque a simple vista puede parecer lujo, pero en realidad son las vestiduras propias, ni más, ni menos, es lo propio sin agregar más. Además lo que viste exteriormente, es solo un signo de lo que interiormente adorna la persona de este hombre santo. Sus virtudes fueron probadas a fuego, al tremendo fuego de las circunstancias que rodearon su pontificado.

Su mirada es la mirada de quien conoce perfectamente a la Iglesia, es una mirada serena, consciente, amable, bondadosa, sabia. Benedicto XVI, conoce bien a la Iglesia, porque ha dedicado su vida entera a servirla, en cuerpo y alma. 

Quien se atreva a juzgar a Benedicto XVI de manera negativa, estará realmente equivocado. Y digo que estará realmente equivocado porque a la distancia los juicios nunca son justos, necesitaríamos toda una vida para conocer a una persona y entonces aventurarnos a emitir un juicio, y aún así nos equivocaríamos. Solamente el tiempo dará razón de lo mucho de bueno que el mundo y la Iglesia le deben a Benedicto XVI. 

Porque habiendo sido considerado conservador y retrógrada, dio muestras de ser uno de los Papas, más adelantados y vanguardistas de la historia. Su pensamiento y enseñanza, supera por mucho lo que sus detractores -intelectuales y también a los que les falta seso- pudieron decir, escribir o afirmar, porque su sabiduría y elocuencia estaba fincada en un servicio humilde y a veces hasta tímido. 

Dió también ejemplo de una fortaleza sin igual. Se mostró accesible y vulnerable, a diferencia de quien lo pensaba inalcanzable, tanto que a su edad resistió el embate de una mujer desequilibrada que lo tiró por tierra en aquella noche en la que celebraría la misa de Navidad. 

Con una firmeza sin igual, resistió el embate de todos, de propios y extraños cuando sus decisiones y palabras no afirmaban aquello que los oídos ociosos querían escuchar, sino aquello que era lo recto, lo conveniente, lo verdadero. Si Juan Pablo II, abrió muchas puertas en el mundo, Benedicto XVI, les puso una cuña para que nunca más se puedan cerrar, y lo hizo con decisión, entrega y humildad. 

El "Papa Ratzinger", entiende perfectamente el tiempo actual, conoce sus caminos, sus fortalezas y debilidades, y su posible rumbo, porque se ha dedicado a dialogar abiertamente desde la fe cristiana con aquellos que son sus protagonistas. Fueron 8 años de trabajo incansable, de enseñanzas, viajes y entrega apostólica. Cuando pensaba retirarse, Dios lo eligió para una tarea agotadora, guíar a la Iglesia entera, y el no dudó en aceptar la tarea, realizandola con entrega y sencillez. 

Sin embargo llegó el tiempo en que teniendo plena conciencia de sus propias fuerzas y limitaciones y atendiendo -como siempre lo hizo- al bien de la Iglesia, tuvo la valentía de tomar la decisión de renunciar a su ministerio pontificio. Con la firmeza que siempre lo caracterizó y haciendo uso pleno de su libertad, decidió poner el timón de la Iglesia en manos de alguien más. Hizo vida lo que muchas veces enseñó como maestro de teología y después como obispo, cardenal y sumo pontífice: dejó que el Espíritu Santo actuara para bien de la Iglesia entera. 

Hoy hace un año dió a conocer su decisión. La Iglesia como era de pensarse, se conmocionó, las interpretaciones apresuradas se fueron maquinando, y todos se preguntaban el por qué de tal decisión. Tuve la oportunidad de vivir ese acontecimiento aquí en Roma, y les puedo asegurar que aunque el desconcierto era mucho, había en el ambiente de la Iglesia y de la Universidad esperanza y una fe renovada por el ejemplo del Santo Padre. 

La Iglesia no se colapsaría, al contrario se fortalecía con el ejemplo vivo de un hombre de la talla de Benedicto XVI, que se gastó y desgastó en un servicio fiel a Dios y a todos los que somos católicos. Mi oración está con el Papa emérito, mi admiración también, pero sobretodo una profunda gratitud por su ejemplo y su herencia espiritual y teológica, que por un don especialísimo de Dios le ha entregado a la Iglesia en vida. 

lunes, 10 de febrero de 2014

¿PENSAMIENTOS HISTÓRICOS, HISTORICISTAS O HISTORIOGRÁFICOS?

La lluvia sigue en Roma. Con tanta agua no dudo que la primavera ya próxima estará llena de esplendor por estas tierras. 

Durante estos días y a causa de algunos documentales históricos de México, he estado pensando mucho en el vínculo que debe existir entre historia e identidad. Ciertamente ignorar la propia historia nos hace olvidar las raíces y suplantar la nuestra visión hacia atrás con visiones hacia el futuro sin mucho fundamento. 



Sólo quien tiene bien seguro su caminar y ha sido consciente de él con aciertos y desaciertos, podrá decir verdaderamente de sí. Y si esto no ocurre si somos descuidados en el contemplar nuestra historia con realismo y serenidad, no entenderemos el porque estamos viviendo de tal o cual manera en el presente, otro podría facilmente venir y contar con más fundamente y sin nosotros, nuestra propia historia. 

El tiempo sigue su curso y es urgente aprovecharlo, darle sentido, impregnarlo de cosas positivas y significativas. Aceptar -no sin esfuerzo- nuestras limitaciones nos puede ayudar a ser más humildes, más cercanos a lo que realmente somos. Esto claro sin renunciar a ser mejores, a avanzar en el camino, buscando alcanzar nuestros sueños y anhelos. 

La historia, esa interminable línea de sucesión de hechos que no se detendrá hasta que la voluntad de quien la hace se detenga y la voluntad de quien la permite, la abra a un nuevo orden más perfecto y pleno. Mientras tanto improbables lectores, nos toca hacer historia, ser protagonistas y seguir adelante. 

domingo, 9 de febrero de 2014

SAL DE LA TIERRA, LUZ DEL MUNDO

Ser "sal de la tierra" y "luz del mundo", no es lo mismo que ser "luz de la tierra" y "sal del mundo". La diferencia no solo está en el acomodo de las palabras. 

Ser "sal de la tierra" es diferente de ser "sal del mundo", porque quien es "sal de la tierra" busca hacer la diferencia con su fe y convicciones en este mundo carente de estos dos elementos. Simplemente vive su fe y da testimonio de ella haciendo que el mundo gire no sólo sobre el inestable eje del egoísmo humano sino sobre el armónico eje de la justicia verdadera. 

Por otro lado ser "sal del mundo" es arruinar las cosas. Una comida salada esta arruinada, no es apetecible, es despreciable. Buscar a toda costa prevalecer sobre los demás es una de las peores tragedias del ser humano, es la consolidación del egoísmo en toda su expresión. Salvaguadar el yo, es no trascender, es condenar al espíritu propio a la corrupción, a la soledad y a la muerte. Es saturar de sal algo que podría ser apetecible y provechoso, arruinándolo sin remedio. 

Ser "luz del mundo" es diferente a ser "luz de la tierra", ya que ser "luz del mundo" es otorgar a otros la propia luz, para que encuentren seguridad y sosiego. Es desdoblarse hacia afuera de sí mismo para disponerse al servicio de los demás, sobre todo de aquellos que están más necesitados. Es brillar no con luz propia sino con aquella que se recibe de alguien superior, alguien que no solo posee la Luz verdadera, sino que se identifica plenamente con ella. 

En cambio ser "luz de la tierra"es pretender otra cosa muy distinta. Es brillar tan intensamente hasta llegar a deslumbrar a los propios y a los extraños, es querer llamar la atención, es presumir ser lo que no se es, es ser reo de una mentira afirmada con arrogancia: "yo soy La Luz". Es replegarse en sí mismo para vivir encerrado en el camino oscuro de la autocomplacencia, de la vanidad, del libertinaje y la injusticia. Es pretender brillar por sí solo, no queriendo iluminar, sino para ser contemplado e idolatrado, escondiendo así la propia miseria. 

Entre estas cuatro posibilidades, lo determinante no es identificarse con alguna de ellas, sino más bien ser concientes de la oportunidad de elegir. La opción es la llave para vivir en el verdadero y recto significado o dejarse seducir por la sutil apariencia de bien de la opción incorrecta. 

Jesús pudo decir que sus discípulos eran verdaderamente "luz del mundo" y "sal de la tierra"(Mt. 5, 13-16) porque para ese momento ya habían hecho una opción fundante en su corazón. Habían optado por Él, habían optado por el apasionante camino de la fidelidad, en el que lo más importante es identificarse plenamente con el Maestro en una lucha encarnizada por conservar la verdadera esencia cristiana, evitando con todas la fuerzas volverse insípidos y ser echados fuera. Considerando todo esto podemos entonces afirmar que las opciones estan abiertas, y que la libertad está puesta en las manos de cada uno.